Skip navigation

Una estructura modular para obtener los certificados

Todos los productos que comprueba AV-TEST tienen que pasar una serie de procesos en los que se prueban sus resultados en tres categorías: Protección, Carga del sistemaUtilidad y Reparación.

Protección

Para probar la eficacia de protección de una solución de seguridad, ésta se instala en un sistema no infectado y se comprueba como responde ante las amenazas maliciosas. Para ello se simulan distintos tipos de escenarios de ataques, por ejemplo, la amenaza proveniente de un correo electrónico con un archivo adjunto, de páginas web infectadas o de archivos infectados que se introducen con dispositivos de almacenamiento externos. Al efectuar estas pruebas, AV-TEST se centra en la completa funcionalidad del programa de protección.

Carga del sistema

Para medir la influencia en la velocidad, se llevan a cabo acciones típicas, entre ellas:

  • Descargar varios archivos de Internet.
  • Copiar archivos, tanto a nivel local como en la red.
  • IInstalar programas.
  • Ejecutar y usar programas como Word o Excel.

Utilidad

Investigamos la influencia que los software de seguridad tienen en la utilidad del sistema y en las deficiencias que han aparecido en el sistema: mensajes de advertencia, avisos generales, bloqueos y falsos positivos durante el análisis del sistema.

Reparación

Se analiza la capacidad de reparación del producto en un sistema que ya ha sido infectado. Evaluamos su capacidad para eliminar los software maliciosos activos, el saneamiento de los demás cambios en el sistema y la capacidad para localizar y eliminar los software maliciosos especiales que se han escondido (rootkits).